De acuerdo con cifras de INEGI 2015, la población total de México aumentó en los últimos 15 años 21.4%, como consecuencia de este crecimiento desmedido han surgido innumerables dificultades que se viven a diario, incluyendo problemáticas con el medio ambiente que van desde la destrucción de ecosistemas acuáticos hasta contaminantes por dióxido de carbono (CO2), por lo que tomar las medidas necesarias para combatir los efectos del uso de energías convencionales que se producen con el petróleo por otras más amigables con el medio ambiente, puede ser una de las soluciones tangibles para reducir el impacto negativo que se ha causado al espacio en el que se desarrolla el ser humano.

Una de las necesidades más comunes para la sociedad pero que también es el causante de contaminación a diario es el alumbrado público, además de producir mayor cantidad de calor, no ofrece una mayor eficacia el proporcionar luz a las personas. La ONU expuso en 2016 que México fue el segundo país de la región de América Latina que tuvo un aumento en las concentraciones de gas efecto invernadero en dicho año, superando los límites proyectados para el cambio climático. Estas emisiones crecen de una manera alarmante tomando en cuenta que la población y sus necesidades también aumentan como el consumo de energía o los cambios de suelo por mencionar unos ejemplos.

Distintas empresas nacionales e internacionales invitan a hacer uso de tecnologías LED certificadas ofreciendo como un sustituto del alumbrado público convencional, teniendo ventajas como alta eficiencia energética y larga vida útil, ya que no se funde debido a la degradación del flujo luminoso, otorgando ahorro en mantenimiento preventivo, así como la reducción de costos a largo plazo y la mejora de la rentabilidad en la instalación, además de que su composición no está hecha de mercurio ni de otros elementos perjudiciales para el medio ambiente.

Comprometerse a solucionar este conflicto a través de propuestas que ofrecen reducir los riesgos de contaminación que genera el alumbrado público, hace indispensable tener en consideración el análisis de un diagnóstico, la evaluación del problema y posteriormente la solución adecuada y personalizada de cada caso, de tal forma que se aporte eficiencia y eficacia adaptada a cada solución, incrementando proyectos que brinden a México ser más sustentable, eficiente y comprometido con decrementar los riesgos ambientales a nivel mundial, sin dejar de mencionar que los pobladores pueden obtener grandes beneficios como un alumbrado público de calidad y eficiente, siendo más conscientes del aporte sustentable al que se contribuye diariamente.